El efecto Mandela, un fenómeno cuántico por el cual al la conciencia es capaz de viajar por distintos universos paralelos y las personas que experimentan estos recuerdos podrían no estar en su universo de origen.

Nelson Mandela, falleció el cinco de diciembre del 2013 debido a los efectos de una infección respiratoria. El deceso del primer presidente de color de Sudáfrica y uno de los principales iconos de la lucha contra el apartheid se produjo en su casa después de un prolongado período de agonía a los noventa y cinco años de edad, siendo recogido por la mayoría de principales medios de comunicación.

Sin embargo existe una gran cantidad de personas que se sorprendieron de este hecho, afirmando que recuerdan que el expresidente sudafricano falleció en prisión e incluso declarando rememorar escenas de su funeral. No se trata de un caso aislado, sino que en otras ocasiones se ha comunicado un fenómeno semejante en el que algunas personas recuerdan cosas que en principio no han sucedido. Si bien existen numerosos casos anteriores al deceso del mandatario sudafricano.

 

El efecto Mandela fue llamado así por Fiona Broome, investigadora y apasionada de lo paranormal, que recibiría con gran sorpresa la noticia de la muerte de Nelson Mandela. El motivo de la sorpresa es que Broome recordaba vívidamente su fallecimiento y las consecuencias de éste, así como su funeral, muchos años antes del deceso real. Y no solo ella, sino que otras personas decían recordar lo mismo. Posteriormente el debate se trasladaría a Internet, donde numerosas personas compartirían experiencias semejantes.

Así pues, con efecto Mandela se hace referencia a aquellas situaciones en que múltiples personas parecen recordar, de una manera semejante o incluso idéntica entre sí, fenómenos que no se han producido o que no coinciden con los datos históricos reales. Para estas personas su recuerdo es real y verídico, así como también lo es el hecho de que en el presente están recibiendo información que contradice dicho recuerdo y esta aparenta ser verdadera.

 

Ejemplos de este efecto

1. Espejito, espejito, ¿quién es la más bella del reino?

Seguramente relaciones esta frase con Blancanieves pero… en la película de Disney no dicen “espejito, espejito”. Te reto a que intentes comprobarlo. Lo curioso de esto es que en 2012 Julia Roberts protagonizó una película llamada Mirror, Mirror basada en esta historia. ¿Le pondrían este nombre influenciados por el efecto Mandela?.

2. Mickey Mouse.

Hazte una imagen mental del ratón más famoso del mundo. ¿Lo tienes? Ahora dime, ¿lleva tirantes? Seguramente digas que sí, pero no, no lleva tirantes.

 

4. El señor Monopoly.

Hagamos el mismo ejercicio que con Mickey. Todo el mundo ha jugado alguna vez al Monopoly y seguro que recuerdas al señor que lo representa en su logotipo. Pues bien, una vez que tengas su imagen mental, ¿dírías que lleva un monóculo en el ojo o no?.

5. Looney Toons. 

¿Conoces a estos simpáticos dibujos animados liderados por Bugs Bunny? Vale, pues no es Toons, es Looney Tunes.