Qué es la Inteligencia Emocional y cómo desarrollarla en tu vida

Cuando dialogamos con alguien, discutimos, negociamos, nos defendemos o simplemente mentimos, la manera como afecten nuestras emociones a nuestro comportamiento, determina nuestro nivel de Inteligencia Emocional.




¿Qué es y por qué es tan importante este concepto de inteligencia emocional?

El éxito de una persona no solo depende de su inteligencia nata, también depende de la capacidad de interpretar y canalizar sus emociones, e identificar las de los demás. En esto se basa la inteligencia emocional.

A través de este artículo te enseñaremos en qué consiste la inteligencia emocional, cómo interpretarla y desarrollarla, además de los 15 rasgos necesarios para convertirte en un genio en el ámbito emocional.

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

 

La Inteligencia emocional (EQ o EI) es un término creado por Daniel Goleman en su libro Inteligencia Emocional, publicado en el año 1966, traducido a más de 30 idiomas, y el cual se convirtió en un Best Seller en una gran cantidad de países.

En su libro, Goleman define la Inteligencia Emocional como la capacidad de reconocer, comprender y manejar nuestras propias emociones al igual que, comprender e influenciar las emociones de los demás.

En términos prácticos, esto significa ser consciente de que las emociones pueden impulsar nuestro comportamiento e influenciar a las personas (positiva y negativamente).

También significa que debemos aprender a manejar esas emociones, tanto las nuestras como las de los demás, especialmente cuando estamos bajo presión y situaciones de estrés.

¿Quién es Daniel Goleman?

Foto por Kris Krüg

Daniel Goleman es un psicólogo internacionalmente conocido que da conferencias con frecuencia a grupos profesionales y campus universitarios.

Como periodista científico, Goleman informó sobre el cerebro, el poder de la mente y las ciencias del comportamiento en el periódico The New York Times durante muchos años.

Su libro Emotional Intelligence, estuvo en la lista de Bestsellers del New York Times durante año y medio, con más de 5,000,000 de copias vendidas en todo el mundo, traducido a múltiples idiomas, siendo un éxito de ventas en muchos países.

Además de sus libros sobre inteligencia emocional, Goleman ha escrito libros sobre autoengaño, creatividad, transparencia, meditación, aprendizaje social y emocional.

Entonces, ¿por qué debemos desarrollar la Inteligencia Emocional?

Para la mayoría de las personas, la inteligencia emocional es más importante que el coeficiente intelectual para alcanzar el éxito en sus vidas y carreras.

Como individuos, nuestro éxito depende de nuestra capacidad para leer las señales de las otras personas y reaccionar de manera adecuada ante ellas.

Por lo tanto, cada uno de nosotros debe desarrollar habilidades de inteligencia emocional necesarias para comprender mejor; identificarse y negociar con otras personas, particularmente ahora que la economía se ha vuelto más global.

De lo contrario, el éxito nos eludirá en nuestras vidas y carreras.

¿Cómo se determina tu nivel de Inteligencia Emocional?

nivel de Inteligencia Emocional

Hay cinco factores que determinan tu nivel de Inteligencia Emocional (EQ):

1. Conciencia: Es conocer tus propias emociones mientras suceden, conocer sus efectos; tener seguridad de tus capacidades y tu autoestima.

2. Autocontrol: Se traduce como la capacidad de canalizar tus emociones, mantener tu integridad, asumir las responsabilidades de tu desempeño, adaptarte a los cambios y estar abierto a nuevas ideas. En esto consiste la disciplina mental. 

3. Motivación: Se trata de la constancia con tu trabajo, mantener estándares de excelencia, poseer compromiso, iniciativa y optimismo por todo lo que haces. Para esto podrías utilizar diferentes frases de motivación.

4. Empatía: La empatía engloba las capacidades de anticipar, reconocer y satisfacer las necesidades de tus clientes; detectar lo que otros necesitan para desarrollar y reforzar sus habilidades, cultivar oportunidades a través de personas diversas, tener conciencia política y comprender a los demás.

5. Socialización: Las habilidades sociales son íntegras para un óptimo EQ; estas traen consigo la influencia que ejerzas en los demás, tu comunicación, tu capacidad de ser un buen líder, tus capacidades en el manejo de conflictos, la colaboración y cooperación, y de construir enlaces.

A través de esos factores se conoce el nivel de inteligencia emocional de una persona.

Los psicólogos generalmente están de acuerdo en que, entre los ingredientes para aprender cómo ser éxitoso, el coeficiente de inteligencia cuenta aproximadamente el 10% (como máximo el 25%); el resto depende de todo lo demás, incluido la inteligencia emocional.

Estadísticamente, se dice que el 90% de las personas con un alto desempeño tienen un alto nivel de este tipo de inteligencia.

“El EQ es el nivel de su capacidad para comprender a otras personas, lo que las motiva y cómo trabajar en cooperación con ellas”, dice Howard Gardner, un influyente teórico de Harvard.

Ahora bien, ¿qué rasgos poseen las personas exitosas?

Aquellas personas exitosas que destacan por su alto EQ, o nivel de inteligencia emocional,  tienen capacidades y rasgos que los diferencian de las demás personas.

Si quieres emprender, conseguir el éxito personal y profesional, o simplemente aprender cómo ser mejor persona, debes conocer y desarrollar estos 15 rasgos que tienen las personas exitosas.

1. Tienen la capacidad de poner en palabras tus emociones:

Se dice que solo un 36% de las personas logran identificar sus emociones. Esto quiere decir que la gran mayoría no dominan sus emociones, lo que los lleva a tomar decisiones irracionales y tomar acciones contraproducentes.

Las personas emocionalmente inteligentes son capaces de explicar con detalle lo que sienten; estos no se limitan a decir que se sienten “mal”, sino que son capaces de explicar la razón de su ansiedad, frustración o irritación.

Entre más específico seas con aquello que estás sintiendo podrás tomar acciones concretas para remediarlo.

2. Su curiosidad se debe a su empatía:

Una de las características más importantes de la inteligencia emocional es la empatía hacia otras personas. Entre más empático seas, más te preocupas por el estado en el que se encuentran las personas a tu lado.

3. No esperan el cambio, lo asumen:

Se requiere inteligencia emocional para ser flexible y poder adaptarse a los constantes cambios. Para la gran mayoría, cualquier oportunidad para salir de su zona de confort es sinónimo de miedo, pánico y riesgo.

En cambio, los emocionalmente inteligentes anticipan este cambio y buscan la manera de que este sume en su búsqueda de éxito y felicidad.

4. Conocen lo suficiente sus debilidades y fortalezas:

No solo se trata de entender tus emociones, sino de identificar en qué eres bueno y en qué debes mejorar.

También se trata de entender en qué escenarios y con qué personas puedes rendir al máximo, además de reconocer cuáles escenarios te ayudan a ser exitoso y cuáles no.

La inteligencia emocional se trata de potencializar tus fortalezas y evitar que tus debilidades te limiten.

5. Tienen una muy buena intuición:

Tu nivel de inteligencia (IQ), también conocida como coeficiente intelectual, no suele ayudarte en tus habilidades sociales, y mucho menos para leer a los demás y entender sus realidades.

No obstante, la inteligencia emocional (EQ) te permite entender a las personas; sus motivaciones, miedos y aquellos elementos que no son tan visibles y que tu intuición te permite sentir.

6. Ofenderse es una tarea difícil:

Cuando tienes la fortaleza mental para entender quien eres, confías en ti y tienes una mentalidad abierta; las críticas, opiniones y malos comentarios de los demás difícilmente te afectan.

Incluso, te ríes de tus debilidades, ya que entiendes la diferencia entre el humor y el maltrato.

7. Sus prioridades les permiten decir no:

La gran mayoría de personas viven haciendo cosas que no quieren. Permiten que les roben el tiempo que tenían destinado para hacer otras más importantes, ya que les da pena quedar mal ante los demás.

O peor aún, no saben como decir que no.

Según un estudio de la Universidad de California, entre más se te dificulte decir no es más probable que experimentes estrés, agobios y hasta depresión. 

Las personas emocionalmente inteligentes no camuflan sus “No” con frases como “no creo que pueda”, o “no estoy seguro…”, para ellos decir no es una manera de comprometerse con sus prioridades.

8. Crecen por encima de sus errores:

Debes tener la capacidad para aprender de tus errores sin quedarte viviendo en ellos. La distancia que establezcas con ellos será vital para tenerlos como referencia en tu camino hacia el éxito.

No permitas que un error tome posesión de tu vida; la ansiedad, preocupación y decepción pueden privarte de grandes oportunidades. Tampoco se trata de olvidarlos, ya que de esta manera terminarás cometiéndolos de nuevo.

Los errores son tu experiencia. Tenla presente pero no vivas con ella.

9. Sus acciones no están determinadas por lo que puedan recibir a cambio:

Si tu motivación es lo que puedes recibir a cambio de cada acción que tomas, vivirás decepcionado de la gran mayoría. Solo piensa en la sensación cuando alguien te da algo que no esperabas… ¿te llevas una buena impresión cierto?

Grandes decepciones vienen de grandes expectativas

La fortaleza de las relaciones se basa en dar sin esperar nada a cambio; en agregar valor como acto de bondad ya que esperas que las personas a tu alrededor sigan creciendo.

10. No pierden su energía mental con resentimientos:

Las emociones negativas que se producen a partir del resentimiento te impiden ver con claridad. Malgastar tu energía mental con un resentimiento implica estrés, el cual aumenta tu presión sanguínea y hasta puede provocar enfermedades cardíacas.

Tener inteligencia emocional significa que tu bienestar está por encima de cualquier resentimiento, ya que para ti es más importante tu salud que gastar la energía del poder de tu mente lamentándote por lo que te pudieron hacer.

Libros recomendados:

  

11. Saben neutralizar las personas tóxicas:

Para la mayoría, lidiar con personas tóxicas puedes ser frustrante y hasta agotador. La diferencia con las personas con una inteligencia emocional elevada es que estas pueden afrontar la situación racionalmente.

Esto quiere decir que no permiten que esa negatividad influya en sus emociones, ya que se esfuerzan por entender la perspectiva de esa persona tóxica e identificar los intereses subyacentes.

La capacidad de tener perspectiva, de mirar más allá de una situación en particular es esencial para incrementar tu inteligencia emocional.

12. No buscan la perfección:

No malgastes tu tiempo buscando la perfección, esta no existe y entre más rápido lo entiendas, menos decepciones tendrás en la vida.

Los seres humanos, inteligentes o no, nos vamos a equivocar, esta es nuestra naturaleza. Así que, cuando tu objetivo es ser perfecto y esperas que los demás lo sean, ten la seguridad que te vas a enfrentar con una dura realidad.

Asume tu errores, los de los demás y aprende de ellos. El éxito no se debe medir por la cantidad de fracasos que tiene un humano, sino por su capacidad para recuperarse de ellos. Así es cómo ser aprende cómo ser más inteligente en la vida.

13. Son agradecidos con lo que tienen:

Una mentalidad de agradecimiento, la cual te permite ver lo positivo de las adversidades, los aprendizajes de los fracasos, y la belleza en lo más simple es lo que le da sentido a tu vida.

Si no agradeces por lo que tienes, así sea cotidiano y común, es poco probable que alcances un estado de plenitud independientemente de cuánto consigas o ganes.

 

Existen estudios que demuestran que aquellas personas que cultivan una actitud de agradecimiento experimentan una mejora en su humor, energía y hasta en su estado físico.

Así que aprende cómo ser agradecido, allí radica la clave para alcanzar la plenitud.

14. Es importante tener un balance:

Saber desconectarse es un rasgo de alta inteligencia emocional, ya que esto refleja tu capacidad para controlarte bajo escenarios de estrés y disfrutar del momento.

Cuando lo único que tienes en tu vida es tu trabajo, o querer aprender cómo ser millonario, se pierde la esencia de la vida.

Tener balance significa apagar tu teléfono cuando estás descansando, olvidarte de los correos, notificaciones y mensajes del trabajo. Significa que tienes tiempo para tu familia, para disfrutar de un hobby o hasta para quedarte en la cama viendo una película.

Tener balance significa que tu estilo de vida es importante. 

15. Controlan las conversaciones negativas que tienen consigo mismo:

Entre más tiempo te la pases hablando en un tono negativo, más poder le das a tu visión “medio vacía” de la vida.

Lo más particular, es que tus conversaciones no son más que pensamientos e ideas, no hechos. No obstante, de manera inconsciente los humanos buscamos que dichos pensamientos se hagan realidad.

Tener una inteligencia emocional elevada te permite no solo separar tus ideas de los hechos, controlar el tipo de pensamientos que albergas en tu mente, y decidir conscientemente optar por pensamientos positivos.

¿Cuáles son los beneficios de desarrollar tu Inteligencia Emocional?

inteligencia emocional

El desarrollo de tu Inteligencia Emocional te puede dar ventajas y beneficios personales y profesionales; no solo serás más efectivo, más carismático con quien te rodea y aprenderás cómo ser un mejor líder.

Aquí tienes los beneficios principales para tu vida:

Mejor comunicación:

Desarrollar tu EQ te permitirá tener una mejor comunicación con quien te rodea, lo que trae consigo un mayor liderazgo, mayor carisma y mayor dominio sobre tus rivales.

Mejor autogestión:

Un EQ alto te proporciona una mayor efectividad, mayor control bajo presión, la posibilidad de canalizar tus emociones (ira, ansiedad, depresión) y habilidades. Al igual que herramientas para saber cómo quitar el estrés.

Mejor empatía:

La capacidad de comprender y entender mejor a las demás personas es señal y beneficio de un nivel alto de Inteligencia emocional. La empatía es necesaria para inspirar, motivar y conectarse con compañeros de trabajo, familiares y amigos.

Por último, ¿es más importante la inteligencia emocional que el coeficiente intelectual?

cursos de inteligencia emocional mejorar habilidades sociales

Crédito: Shutterstock

Si bien ambos factores son importantes a la hora de alcanzar las metas en tu vida, la inteligencia emocional juega un papel vital en tu vida cotidiana y profesional, no tanto como el coeficiente intelectual.

Según Daniel Goleman, estos son los cinco factores por los cuales la inteligencia emocional es más importante que tu coeficiente intelectual:

1. EQ tiene un mayor impacto en el éxito que otros factores:

Si bien un alto coeficiente de inteligencia puede conseguirte un trabajo, una falta de EQ puede hacer que te despidan.

El coeficiente Intelectual solo representa el 20% del éxito en la vida de una persona. La inteligencia emocional y la inteligencia social son mayores determinantes del éxito que puedes lograr en la vida.

2. La capacidad de demorar las recompensas es un indicador primario del éxito futuro:

La gratificación retrasada es la mejor señal del éxito futuro. Las personas que pueden pagar el precio hoy y retrasar las recompensas tienen muchas más probabilidades de triunfar en la vida.

Desafortunadamente casi siempre buscamos la gratificación instantánea. Podemos verlo en nuestra vida cotidiana:

En los alimentos que elegimos, la tendencia de comprar ahora y pagar después, nuestra dificultad para seguir un régimen de ejercicios y poner el entretenimiento sin sentido antes del desarrollo personal.

Aunque tengamos un alto IQ, si no podemos controlar los impulsos, no conocemos la constancia o la paciencia, probablemente nunca triunfemos.

3. Un alto EQ conduce a relaciones saludables con los demás:

Nuestras habilidades emocionales tienen una influencia directa e importante en nuestras relaciones con los demás.

Necesitamos entender nuestros sentimientos, de dónde vienen y cómo expresarlos adecuadamente. No mantendremos relaciones saludables a menos que podamos controlar nuestras emociones, comunicar nuestros sentimientos de una manera constructiva y comprender los sentimientos de los demás. Un alto nivel de IQ no nos ayuda en esto en lo más mínimo.

4. La salud emocional afecta la salud física:

Hay una conexión directa entre nuestra salud emocional y nuestra salud física. Si nuestras vidas están llenas de estrés, nuestra salud física sufre. Se ha estimado que más del 80% de nuestros problemas de salud están relacionados con el estrés.

Experimentamos estrés principalmente porque no nos sentimos cómodos emocionalmente. Necesitamos entender el vínculo entre nuestra salud emocional y nuestra salud física.

Podemos ser muy inteligentes, pero ese factor no se ve ligado a la salud como si lo hacen las emociones.

5. Pobres niveles de EQ están relacionados con comportamientos no éticos:

Según investigaciones de Goleman, lamentablemente, existe una conexión directa entre las pocas habilidades emocionales  y la tasa de criminalidad en aumento.

Los niños que tienen pobres habilidades emocionales se vuelven marginados sociales a una edad muy temprana.

Si tenemos un alto IQ pero no sabemos controlar nuestras emociones, frustraciones o relaciones interpersonales, podemos padecer de una disociación progresiva.

 

Es posible que hayan aprendido a reaccionar con los puños en lugar de con la razón. Pobres habilidades sociales y emocionales contribuyen a la poca atención en clase, así como a los sentimientos de frustración.

Dichos estudiantes se retrasan rápidamente en la escuela y tienden a hacer amigos con otros en el mismo barco. El camino al crimen comienza temprano en la vida.

Si bien no hay duda de que la familia y el medio ambiente son fuertes contribuyentes, el hilo común son las pobres habilidades emocionales y sociales.